31 dic. 2009

Asientos


Algunos 31 de diciembre son como las ventanas de los asientos enfrentados del bondi, en las que solo se puede ver hacia atrás. Lo triste de ese asiento es que todo se va. Uno se queda rumiando lo que fue, sin mirar hacia adelante. Como en la escena de película en la que el enamorado corre el tren sin alcanzarlo y la que está arriba mira con ojos de bandoneón, inmóvil. El problema es que mientras más vueltas les damos a ciertas cosas, menos las entendemos. Y se van, se van...

Le cedo ese asiento a otro.

24 dic. 2009

Navidad de perros

En un principio pensé que los perros se tenían por protección. Después entendí que también servían para cubrir un agujero afectivo. Traigo esto porque investigaciones demuestran que en promedio los perros escuchan más frases del estilo te quiero o te amo que la mayoría de las personas. Calculo que el dato anterior se debe al amor incondicional de las mascotas, o al hecho de que son seres adorables. En eso tengo la cabeza un 24 de diciembre.

Me voy por las ramas: el virus I love you se propagó por el mundo porque delataba una necesidad profundamente emocional. En estas vísperas me pregunto (no es una pregunta, pero cómo decirlo de otro modo) si sobran peros o hace falta más gente dispuesta a querer sin cláusulas de rescisión. Como los perros, que dan sin esperar nada.

Vuelvo: ayer pasé una tarde de perros junto a los amigos de toda la vida. Lo digo por dos razones: porque  tengo la ampolla de sangre más grande de mi vida a causa de un fútbol playa; y segundo, por haber disfrutado junto a los amigos más fieles que pueda pedir. A pocos días de cambiar de año, alegra saber que los amigos no cambian.


















Arriba: Garo y Anonetoy. Falta Guillote.
Abajo: Colo, Max, Melu y Tato.

Queridos, espero que disfruten como perro con dos colas. En especial aquellos que estén solos o bajoneados. Por mi parte, dejo como regalo navideño una canción que hice con Juan hace poco menos de una semana. Espero guste (clic acá).

15 dic. 2009

Si seré jodido

Hoy me rebelo contra la rebeldía, y me quedo tranqui en el sillón.

14 dic. 2009

Escribió varias novelas


Henry Miller decía que la mejor forma de olvidar a una mujer era convertirla en escritura. Lo que no dijo Miller es cuánta tinta debe sangrar para cerrar el capítulo.

Pedantería


Actualmente se acostumbra a escribir como se habla. Vaya y pase, al menos así no se maquillan las  cosas. Algunos condenan esta nueva moda, atribuyéndole una importancia cósmica a un hecho terrenal.

Prefiero eso a que me hablen como escriben.

Sobre ruedas



En Mundo Alas se sigue de cerca a un grupo de artistas discapacitados que junto a León Gieco forman un grupo para ir de gira por varias provincias de Argentina. Lo curioso es que Gieco no se roba el escenario, sino que se pierde como uno más. Confieso que por momentos la garganta se me anudó como corbata, y la armónica casi me parte al diome. Parecería que todos estos músicos no viven de la música, sino por la música. Por si fuera poco, aprovechan esta revancha que les da la vida y van por más. Bastante más. Todo esto se enmarca en un documental que tiene música, pintura, baile, y un poco de todo.

Destaco algo: en ningún momento el espectador siente lástima; ellos se ganan el aplauso porque logran un buen sonido. Tampoco se apela al golpe bajo que tan a menudo se ve en otros programas. A fin de cuentas, es fácil emocionar cuando mostramos a un nene llorando para subir un puntito de rating. Lo malo de todo esto es que se cae en la trampa del sensacionalismo y lo único que queda en la retina del espectador son discapacitados. En cambio, la grandeza de Mundo Alas radica en enseñar sus virtudes, sueños y todas esas capacidades diferentes que los hacen únicos. Eso sí, me quedé con ganas de escuchar El País de la libertad, que no formó parte del repertorio.

1) Cosas como estas me hacen pensar en la libertad.
2) Si no han podido ir al cine, dejo el link para verla online (¡clic!).
3) A Caro Riva, argentina que se hace querer casi tanto como Gieco, le dedico este post.

4 dic. 2009

La educación del futuro

Les dejo la charla Do schools kill creativity?, de Ken Robinson. Algo que rumié entre las conferencias de TED (Technology, Entertainment, Design). Dicho sea de paso: ¡qué buen sitio!

Para chuparse los dedos...

video

3 dic. 2009

Dos perspectivas del mismo abrazo

1. Digamos que el encuentro lo agarró desprevenido. Con la confusión bajó la guardia y la reacción que sobrevino fue defensiva. Intentó negarse, pero sirvió poco y nada. Sus ojos se encendieron, y con razón, ya que nunca había sentido algo así. Ese abrazo intenso lo hacía perder pie. No terminaba de entender dónde estaba, ni qué pasaba, ni... A esa altura no podía contener la adrenalina. Cedió al fin. Se abandonó en su boca suave y húmeda. Aquel abrazo lo partió. Entre los dos se hicieron uno.


2. Salió del tronco hueco tan rápido como pudo. Tomó a su presa primero con la boca, para luego enroscar su cuerpo alrededor. El apretón inmovilizó al hurón en cuestión de segundos, quitándole la más mínima posibilidad de realizar una maniobra salvadora. La presión ejercida sobre su cuerpo hizo que perdiera toda resistencia, hasta morir de asfixia. Luego de la estrangulación, la pitón reticulada tragó a su presa entera. Literalmente estaba partida en dos. Se acostó despacio y empezó a digerir.




Le mando un abrazo a Rocío, esa amiga
bióloga que estudia monitos en Misiones.