4 dic. 2006

Montañas

Sucedía durante los cumpleaños. El Queloscumplas apiñaba a una horda de enanos efervescentes en torno a lo que parecía un rascacielos, pero era una torta.

Nadie miraba a los hermanos Majó Bellagamba.

Como gárgolas alzando la mirada, extendían los brazos, cerraban los puños y, tensando el dedo índice, señalaban con asombro al O.R.N.I (igual que OVNI, pero con Repostero). Otros, para variar, abrían la boca y dejaban pender sobre el mentón un hilo de saliva. Se hilvanaba, entonces, una sinfonía de miradas embobadas. Ante tal espectáculo nosotros (sus hijos) quedábamos colorados como remolachas. Con la teoría de hacer “tortas grandes para que nadie se quede con hambre”, mamá forjaba edificaciones de hasta 4 pisos de altura. Nunca hacía dos tortas iguales. En la foto, cuando Anonetoy observaba la escena desde el útero, Martín cumplía nueve y Sole cinco.

Por dentro –del útero- pensaba que las velitas eran los ápices de los cimientos. De otro modo, ¿cómo podrían mantenerse en pie tales construcciones? Aquel día mamá quiso hacer un pino. No pudo. Dejó a un lado el colorante verde y creó una montaña. Escaseaba el oxígeno. Las velas, oteando desde el pico, se reían de niños que no podían apagarlas. Es por eso que Martín, luego de un intento frustrado, tose en la foto.

Les encantó a todos, menos a nosotros: siempre nos daban vergüenza.
Sin embargo, ya no me ruborizo.

Me enorgullezco.


Basta un clic para que los niños crezcan. Obsérvese la cara del chico de la izquierda, Nacho Fraschini... Todo un poema.

7 comentarios:

eresfea dijo...

Me encantan las montañas nevadas, sobre todo nevadas de merengue.

J. dijo...

Bonito Post, Anonetoy. La mirada a través del ombligo de una madre siempre es privilegiada.

anonetoy dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
anonetoy dijo...

Comprobé que con un clic no obedecen. Ni pegan el estirón.

¡Cómo han cambiado los chicos!

..·: Anita :·.. dijo...

Me imagino qué perspectiva habrá sido esa... Linda fotografía, ¡qué caritas que se ven en ella!
Me gustó mucho la frase de... "Se hilvanaba, entonces, una sinfonía de miradas embobadas", es una bonita manera de expresar lo que acontecía.-

mom dijo...

Están divertidos tus blogs. Las nuevas generaciones cada vez valoran menos la creatividad e ignoran cuántos barriles sin fondo hay. Gracias, mom

anonetoy dijo...

Mamá, este post era enteramente para vos. Un perdón. Un gracias.
Una redención. A tu salud, vieja.