24 oct. 2009

Instructivo para botar


Mañana los orientales van a las urnas. Algo más de dos millones y medio de personas habilitadas para votar inflan el pecho y demuestran su sentido cívico. Y si no, a joderse, porque el voto es obligatorio y la multa cuesta $430.

¡Atención! No es mi interés promover la anulación del voto -lo cual supone un delito electoral- sino responder al pedido de una lectora y describir posibles clases de anuladores. Por eso, a continuación todo aquel que ha decidido invalidar el voto puede obtener una paleta variada de sugerencias al momento de entrar al cuarto secreto.

1) Anulador mafioso:
nada mejor que anular el voto con discreción, para que parezca un accidente. Basta con introducir la lista junto a la bolsita transparente que suelen entregar los partidos políticos. Del mismo modo, puede incluir una lista partidaria de otro departamento diferente al de su lugar de votación o realizar un rayón sutil al margen de la lista. Su voto dormirá con los peces.

2) Anulador Teleshopping: con todos los medios expectantes, se genera un campo propicio para despertar a esta clase de anulador que a toda costa intenta pautar publicidad sin pagar. Suele identificare por frases del estilo "Vendo Honda Civic por viaje. Una ganga. 099 497 432".

3) Anulador indeciso: este anulador se identifica como un indeciso de pura cepa. No pretende afiliarse al Partido Independiente o a aquellos políticos que se jactan de ser igual que él. De modo que inventa la lista del Partido Indeciso que más desea. Incluso puede postular candidatos y lemas (ejemplo: Esperanza Frustrada, etc.).

4) Anulador sensible: los emos han dado lugar a un anulador que suele dejar su huella en cada instancia electoral. Esto se refleja en citas poéticas, artesanías, o fetas de salame cuidadosamente enrolladas. Dentro de esta clase suele observarse otro subtipo, el anulador narcisista. Se lo reconoce fácilmente porque aprovecha toda instancia para dar a conocer algo de su autoría, junto a la firma y el usuario de fotolog .

5) Anulador fan: partiendo del supuesto de que ningún político lo moviliza más que el póster de un famoso que tiene colgado en su cuarto, este anulador reafirma su condición de admirador con una simple foto del actor, músico, modelo o referente de turno. Si se pone quisquilloso, incluso puede incluir el número de socio del club de fan.

6) Anulador altruista: a decir verdad, es el único que se solidariza con los funcionarios de las mesas de votación. Entiende lo mal que debe sentirse alguien por trabajar un domingo, y está dispuesto a utilizar el voto como una encomienda hacia el presidente de mesa.

7) Anulador aprovechador: surge como una corriente opuesta a la anterior. A diferencia del altruista, este energúmeno se beneficia de los funcionarios, puesto que al estar todo el día clasificando listas, les deja algo más para que ordenen: pares de medias, facturas por fechas de vencimiento, etc.

Así que uruguayos, a votar.
Y anuladores, a botar.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

El cierre es una joyita. bravo.

martina dijo...

Si no me interesaba tanto la política pasaría horas buscando que podría poner en el sobre que sea realmente gracioso, sorprendente y/o filosófico.
Le dedicaría los 5 años de gobierno de hecho, para encontrar algo realmente genial.
Lástima que nunca voy a desperdiciar mi voto así!
Un abrazo estimado, nos vemos :)

Anónimo dijo...

Estimado, agradecería que me llames por un trabajo que tengo para ofrecerte.

¡Saludos! German Sansín.

Sergio dijo...

Ayer me acordé de vos, porque uno puso la lista de los tres partidos más grandes, junto a un pedazo de papel higiénico. Gran metáfora...

Marta dijo...

Conozco a uno que votó acá metiendo en el sobre, entre el doblez de la papeleta, una rueda de chorizo... Creo que fue una gran metáfora.

Romina dijo...

Faltó el anulador Origami: ese que es capaz de hacer mil obras plegando una lista partidaria.

anonetoy dijo...

Marta, ¿cómo hizo para meter una rueda de chorizo en el sobre? Acá en el sobre no entra nada, y el tamaño (o la falta de) es un atentado contra la libertad de expresión del anulador.

Marta dijo...

Y bueno, la verdad es que acá el sobre da para que entre una ruedita de chorizo: le calculo unos 12 cm. de ancho por... 9 ó 10 de alto.

Me gusta lo de Romina. Un origami, gran idea :)

buffy dijo...

Yo quiero votar a Augusta! (Cenadora), eso es anular el voto?