31 dic. 2009

Asientos


Algunos 31 de diciembre son como las ventanas de los asientos enfrentados del bondi, en las que solo se puede ver hacia atrás. Lo triste de ese asiento es que todo se va. Uno se queda rumiando lo que fue, sin mirar hacia adelante. Como en la escena de película en la que el enamorado corre el tren sin alcanzarlo y la que está arriba mira con ojos de bandoneón, inmóvil. El problema es que mientras más vueltas les damos a ciertas cosas, menos las entendemos. Y se van, se van...

Le cedo ese asiento a otro.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso Anone, que la canción "Yesterday" se convierta en "Tomorrow".

Viku

Marta dijo...

Creo que yo lo veo a la inversa: el 31 de diciembre es el día que te empuja irremediablemente hacia el vacío, como una catarata; y cuando se alcanza el piso, entonces empieza la aventura de terminar lo que quedó pendiente, de tratar de arreglar lo que estropeamos y de construir un año nuevo con un punto de partida tan concreto, que no podemos negarnos.

[ En cualquier caso, creo que no te aceptaría la cesión de "ese" asiento ;) ]

..·: Anita :·.. dijo...

Linda metáfora.

Que tengas un lindo año.

buffy dijo...

Hola Anonetoy qué tal? Sabes q no está bueno rumiar tanto el 31 cuando pierdes una hora en la terminal de buses por los malditos atrasos. Un abrazo

ANONETOY dijo...

¡Gracias a todos por los comentarios! Paso a comunicarles que el blog va a estar paralizado por unos cuantos meses. Espero que no desesperen, ni lloren a escondidas.

Atentamente,
Anonetoy.

Anónimo dijo...

Las pelotas. Vos no dejás de escribir. En todo caso, escribís con menos frecuencia.

Te lo prohibo gurí!

Pollo

..·: Anita :·.. dijo...

¡?Pero!? cómo es eso? no, no, no...
Algún que otro post usted puede dejarnos. No puede decirnos que no, no debe hacerlo. En fin... Abrazos.

Romina dijo...

Te lo impido, querido. No, no, no.

Sergio dijo...

No tires la toalla. Vamos, entiendo que se te complica con tu trabajo, tesis, tráfico de blancas, venta de órganos, alquiler de vientres, etc.

¡Pero no lo hagas!

Marta dijo...

Desesperaremos, lloraremos a escondidas pero ¡te lo prohibimos! como bien dice Pollo. Faltaría más... ¡jaja!
Me sumo a los demás: si no puedes tanto... escribe menos, pero no te vayas del todo. Siquiera por una temporadita. Plis.

Mercedes Calo Stapich dijo...

hola! gracias por pasar, que bueno que te gusten los trabajos, saludos!! mer :)