5 may. 2009

Inspiración (y exhalación)


La frase la saco de Me olvidé de decirte, cambió el brief:
"Durante la Navidad en las oficinas de Ogilvy & Mather en Nueva York, David Ogilvy presentó los resultados de una investigación en la que se había preguntado a los creativos dónde tenían sus mejores ideas. El 80 por ciento respondió que las tenía en el baño, así que David decidió mejorar los baños".

La anécdota es atractiva para todo aquel que trabaja en el mundo de las ideas. A lo que voy: para obtener más y mejores ideas hay que saber en qué instancias somos más propensos a generar ideas, y exprimirlas. Por mi parte, al correr y en la ducha. Lo que se favorece, también, porque una viene después de la otra. La anécdota sucedió mientras corría la Nativa pasada de 10 Km. Pensé: ¿Qué pasaría si un correo privada contratara a un corredor profesional y lo disfrazara de cartero para ganar la carrera? De inmediato saltó el Pesimistas uruguayus y asesiné la idea: ¿Qué hay si pierde? Tiempo después veo un calco de DHL (¡clic!) y no lo puedo creer. Debo reconocer que el cierre genial de la entrega del medallero no se me ocurrió y me despierta cierta envidia sana.

Tampoco voy a negarlo. Hasta el día de hoy me pregunto qué podría haber sucedido en caso de que alguien le hubiese ganado al courier, o en caso de lesión, o en caso de...
Pesimistas uruguayus.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno todo. Leo esto y me pongo a buscar una frase de un libro...

John Hegarty: Las dos preguntas que me hacen con más frecuencia sobre creatividad son: ¿De dónde sacás las ideas? y ¿En qué momento pensás mejor? La respuesta a la primera pregunta es “Si lo supiera, pasaría más tiempo ahí”. Y a la segunda, “Cuando no estoy pensando”.

anonetoy dijo...

Gracias por el aporte, Anónimo.